Cuando se habla de salud la prevención es lo más indicado, ya que no es necesario esperar a tener varios síntomas o incluso caer gravemente enfermos para actuar. Esta regla aplica también para los padecimientos cardiovasculares como los infartos, la presión arterial alta, la arterioesclerosis y ...